Resp:. Log:. Simb:. Dig:. Prog:. y Cent:. “VERBO” Num. 3

Resp:. Log:. Simb:. Dig:. Prog:. y Cent:. “VERBO” Num. 3
Or:. de Oaxaca, Mexico

sábado, 23 de abril de 2011

LAS 12 COLUMNAS SIGNIFICADO GRADO APRENDIZ

AL:. G:. D:. G:. A:. D:. U:.


Las 12 columnas

Introducción

Desde el mismo momento de nuestra Iniciación simbólica se nos enseña que la Logia es la representación del Universo, objetivamente en los Talleres Masónicos, por la reproducción del Templo del Rey Salomón, que era sostenido por Doce columnas, es decir a la hora del meridiano, en la cual el cuerpo no proyecta sombras, pues recibe la luz verticalmente a las Doce en punto. Nuestro Planeta es uno de los principales integrantes del sistema solar. Este conjunto de planetas tiene como punto central el Astro Rey, describe una marcha circular en los espacios interestelares por las constelaciones zodiacales o más vulgarmente llamadas "Casas" que son 12. Es así que en algunos Templos Masónicos vemos dibujados los Signos Zodiacales en cada una de sus Doce columnas, con el objeto de representar gráficamente la marcha aparente del sol por los espacios cósmicos. . Si el número 12 lo reducimos a dígitos es decir, sumamos el 1 y el 2, el resultado será 3, o sea el correspondiente para el Aprendiz.

Se cree comúnmente que el 25 de diciembre, celebrado como Navidad, nos acerca al festival espiritual de la estación del Solsticio de Invierno. Esto no es del todo cierto, pues es solo el comienzo o entrada en un período de profundo significado. Este período de doce días que va desde la Navidad hasta la Doceava Noche es el corazón del año venidero. Estos doce días han sido llamados muy adecuadamente, el Santo de los Santos del año. Cada uno de los doce Días Santos está bajo la directa supervisión de una de las doce Jerarquías zodiacales, que proyecta sobre el planeta el modelo cósmico del mundo como será una vez que el trabajo combinado de las Jerarquías haya culminado. También se correlacionan los doce Discípulos con estos doce Días Santos e igualmente con los doce centros espirituales por medio de los cuales operan las doce fuerzas en el templo-cuerpo del hombre.


Las  12 Columnas

 Doce es el numero que representa la totalidad de las partes de una unidad, ya sea ésta un ciclo temporal, una medida espacial o una unidad de conciencia. Doce son los signos del zodiaco; doce las tribus de Israel; doce los planetas; doce los dioses principales de la mitología griega, doce los meses del año; los apóstoles de Cristo y doce las piedras preciosas descritas en el apocalipsis como los fundamentos de la ciudad celestial (la Nueva Jerusalén). Asi como 12 son los trabajos de Hércules o las 12 letras sencillas del Alfabeto Hebraico y de todas las lenguas madres antiguas.

La Logia no es sólo una estructura estática –como tampoco lo es el universo– sino dinámica también, pudiendo ser visualizada como una rueda, imagen de la "rueda del cosmos" o Rota Mundi. Esto está expresamente indicado por las doce columnas o pilares que enmarcan el recinto de la Logia, y que equivalen a los doce signos zodiacales. Cinco de estas columnas están situadas a Septentrión, cinco más a Mediodía, y las dos restantes (las columnas J y B) a Occidente, justo en el pórtico de la entrada. Diremos que el zodíaco (que quiere decir precisamente "rueda de la vida") es como el marco del universo visible, y su movimiento cíclico, unido al de los planetas y demás constelaciones, influye en el cambio alternativo de las estaciones y en el mantenimiento y renovación de la vida del cosmos y del hombre. De esto se deduce que la Masonería no desconoce la antigua ciencia de la astrología, que junto a la alquimia revela también los misterios del cielo y de la tierra.


La lectura del simbolismo que nos plantean las doce columnas, adornadas por los doce signos, nos propone que la Gran Obra es imposible de sostener sin una profundización en la búsqueda de respuestas frente al enigma de la vida, de tal modo que, de manera esencial, el Zodiaco simboliza la búsqueda del hombre - su esfuerzo cognoscente -, la búsqueda tras las claves de la vida, del Universo y del hombre mismo, por lo cual, se hace necesario su estudio desde el momento mismo en que la impronta del "Buscar y encontraréis" determina la conducta del Iniciado.

Filosóficamente, cada columna representa una de las dignidades oficiales que gobiernan nuestros trabajos en el taller. Las doce columnas sostienen en pie con resistencia absoluta los fundamentos de la Logia, los cuales mantienen en perfecta armonía el desarrollo intelectual, moral, de todos y cada uno de los A:. de Mas:. .sin las doce columnas en nuestro templo, no sería posible el desarrollo perfecto de los trabajos de nuestro taller, templo simbólico.

las LOGIAS nos establece en sus modalidades y preceptos, que TRES Hermanos constituyen una LOGIA JUSTA; que CINCO la hacen PERFECTA y que con SIETE se organiza JUSTA Y PERFECTA, es decir, que se toman como base a los TRES ORDENES de la arquitectura primitiva, a los DOS de la posterior y a los SIETE de la moderna, , de conformidad con su forma, aspecto y estructura, las cuales son: La COLUMNA DÓRICA, La COLUMNA JÓNICA, La COLUMNA CORINTIA, La COLUMNA TOSCANA, La COLUMNA COMPUESTA O COMPOSITA, La COLUMNA ÁTICA o CUADRADA, La COLUMNA GÓTICA, La COLUMNA ABALAUSTRADA, La COLUMNA ENTREGADA o EMBEBIDA, La COLUMNA SALOMÓNICA Por último, tenemos a la COLUMNA AISLADA EXENTA o SUELTA.




Conclusión

A través de los doce signos del zodíaco Hércules luchó, sufrió y trabajó subjetivamente, enfrentando su naturaleza humana histórica y tratando de rechazar la tentación del apego y la atracción de la forma exterior tangible. Y por tanto es en ese paso del sol  a través de los doce signos del zodíaco donde podemos ver la maravillosa organización del plan, el enfoque de las energías y el crecimiento de la tendencia innata hacia la divinidad, al permitirnos eventualmente atravesar el velo que oculta a la Deidad encubierta, que va volviéndose transparente a medida que el discípulo va transcendiendo las etapas diseñadas en el Sendero del Discipulado, para convertirse finalmente en el Espectador silencioso y Observador consciente, desidentificado del aspecto material que hasta entonces le había mantenido subyugado, mediante la total y definitiva identificación con el alma y bajo el control del divino Morador.

Como masones, tenemos el compromiso de mantenernos siempre  entre Columnas. Es bajo esta pauta de equilibrio, de nuestra ubicación “entre Columnas”, que debemos analizar nuestra realidad objetiva y trascendente al interior de nosotros mismos, de nuestras logias, de nuestras obediencias. Pero ante todo hagámoslo con actitud de Iniciados, de forma abierta, sí, pero serena, reflexiva y constructiva. Reflexionemos sobre las grandes enseñanzas de este conjunto simbólico para abordar nuestra realidad de la manera más fecunda y creadora posible. Solo así la Francmasonería estara en posición de reencontrar su originalidad perenne, su Fuerza y su Estabilidad para transformar al mundo.

Es importante tener presente que los signos zodiacales y las columnas, así como todos los símbolos que ornamentan el Templo, son una creación humana. La bóveda de la logia, que representa lo infinito, lo inconmensurable, descansa en las columnas. Ello nos dice que cualquier visión que tengamos del Universo, descansa en nuestros conceptos, en nuestras
limitaciones, en nuestras fortalezas y debilidades. Por lo demás, no debemos olvidar que los conceptos de finitud e infinitud, han sido creados también por el hombre, en su propósito de interpretar la integridad cósmica.
el Simbolismo de las DOCE COLUMNAS que decoran el interior de las Logias Masónicas, contienen un amplio cúmulo de materias de enseñanzas filosóficas, mismas que en Cosmografía se explican y se describen de conformidad con los Altos conocimientos que se imparten; aún cuando muchas de ellas, tendremos que esperar la oportunidad de conocerlas, al escalar los Grados Superiores.

1 comentario: